"TAN SOLO POR LA EDUCACIÓN PUEDE EL HOMBRE LLEGAR A SER HOMBRE."

Immanuel Kant

NOVEDADES | INSTITUCIONAL: Reflexiones sobre el 25 de Mayo

03/06/2019

Acercamos el pensamiento de Gonzalo Fernández, alumno de 6° año Artes Visuales de Nivel Secundario. Estas palabras fueron expresadas por la Celebración del 25 de Mayo con acompañamiento musical de sus compañeros.
Deseamos que disfruten de la calidad y la fuerza del mismo y felicitamos a Gonzalo.

Hace relativamente poco, tuve la oportunidad de leer una historia referida a una revolución. Me di cuenta de lo compleja y a la vez tan sencilla que es comprenderla y entender cómo era posible. No basta con tener la idea sino las agallas para animarse a decir en voz alta lo que significa la palabra libertad.     
                                                                                                                                       Al momento de leerla me fue totalmente inevitable que se me viniera a la cabeza lo que aconteció en estas tierras hace ya 209 nueve años: el 25 de mayo de 1810, uno de los hechos más importantes. La base de nuestro país se hace presente una vez más y ahora miro a mi alrededor y esa fecha se ve como una de las tantas más del calendario. Los años pasaron y aunque nuestra historia se preserva, me inquieta lo que significa en nuestras vidas al día de hoy. La palabra revolución no se debe entender sólo como la acción de pelear por algo; sino como una inspiración colectiva, un sentimiento de pertenencia, un sentimiento simbólico, que puede que falle, pero que no debe apagarse, un sentimiento que, aunque pueda generar miles de disputas, se puede olvidar por primera vez un una de las tantas diferencias y lograr romper las cadenas de la codicia y el poder. No es muy diferente a lo que vivimos el día a día. No es una de tantas fechas, no es una tarea más que recordar y responder. Es algo presente en todos nosotros, en cada deseo nuestro por seguir y dar paso a un mejor futuro: a una verdadera y genuina Argentina, donde sus habitantes sientan la confianza y la satisfacción de pertenecer a su hogar.
 
Gonzalo Fernández